Julia Michaels: ?La depresión forma parte de mi vida y quería hablar de ello?

  • por EFE viernes 4 octubre 2019

MADRID.- A sus 25 años, Julia Michaels lleva ya una década escribiendo canciones para la industria musical, algunas de tanto éxito global como “Issues”,  que la empujó a ser ella quien pusiera voz a sus historias, tan personales y honestas como el reciente tema “Anxiety”, que interpreta junto a Selena Gómez.

“La ansiedad es algo contra lo que he luchado la mayor parte de mi vida, la depresión forma parte de ella. Es algo de lo que quería hablar y además hacer una canción de dos chicas que no están compitiendo, sino más bien tratar el tema de la conquista personal”, explica en una charla con Efe celebrada en Madrid.


A unas pocas horas de su primer concierto en la capital, concretamente en el Teatro Barceló con todas las entradas vendidas, la suya es en realidad el relato de Julia Carin Cavazos (Davenport, 1993), una joven precoz que empezó a componer música para series del canal Disney y estrellas como Demi Lovato.

Hija de un inmigrante mexicano “con orígenes en Galicia” (aunque ella se disculpa por no hablar “suficiente” español), había probado tímidamente lanzar música con su nombre y el mismo apellido con el que su padre había intentando desarrollar una carrera como actor en Los Angeles. Pero todo cambió cuando compuso “Issues”.

“Ese día otra canción mía estaba funcionando muy bien en las listas y a la persona con la que estaba en pareja en ese momento, que también trabaja en la industria musical, parece que no le gustó mucho”, rememora sobre un corte que nació de algunas lágrimas y que hace dos años y medio la convirtió definitivamente en “artista”.

Según ella, era “un tema demasiado personal” para que cualquier otro la cantara -artistas como Selena Gomez, Fifth Harmony o Shawn Mendes, que habían grabado previamente temas suyos-. “En la vida de todo compositor hay una canción que les representa tanto que es imposible dejarla marchar”, ratifica.

El resultado fue que “Issues” se convirtió en un éxito internacional (triple platino solo en EE.UU.) y le deparó dos nominaciones a los Grammy como mejor nueva artista y mejor canción.

“Aún no me siento tan segura como intérprete como lo estoy como compositora, pero estoy viviendo experiencias increíbles gracias a esto”, confiesa quien aún se ve “básicamente como la misma artista” que era a los 17 años: “Una persona vulnerable y emocional; en todo caso algo menos atormentada”, bromea.

Esa filosofía quizás la asumió tras ejercer como telonera de estrellas como Maroon 5, P!nk o Keith Urban, gente de la que aprendió que “no tienes que tomarte tan en serio”.

“Vas a cagarla igualmente en algún momento, vas a caerte u olvidarte de la letra de la canción, pero lo importante es que no te lo eches en cara”, cuenta.

De su honestidad hace gala en todas sus canciones, largas letras que son como un vómito de sentimientos, “como conversaciones”, de ahí que su más reciente proyecto musical de estudio lleve como título “Inner monologue” (2019) y vaya guiado por la idea de “la música como terapia”.

“Da miedo cuando escribes cosas tan personales, porque no sabes cómo se lo va a tomar la gente. Si no les gusta la canción, es como si no les gustara una parte de ti. Pero intento no enfocarme en aquellos a los que no les llegan mis temas para centrarme mejor en aquellos a los que sí”, apunta.

Este “Inner monologue” se divide en dos EP (dos discos de duración media) y la idea original era que uno, con canciones de ruptura, hablara sobre el lugar en el que estaba y otro, con temas de amor, sobre el lugar que ocupó después, “profundamente enamorada”.

“Pero entonces él rompió conmigo, así que me dije: ‘A la porra”, y las mezclé todas”, sonríe Michaels, quien dispone todavía de un puñado de canciones para decantarse por hacer una tercera parte de ese “monólogo interior” o “tirar por un camino completamente nuevo”.

Te podría interesar

Deja tu comentario