Domingo Páez: "He estado negociando con la muerte"

Domingo Páez: mi segundo evento de cáncer está en el carril de ser derrotado

Con buen ánimo y una firme determinación de ganarle la batalla a las vicisitudes que se presentan en el ámbito de la salud, sobre todo cuando se trata de una enfermedad catastrófica, el periodista Domingo Páez, quien visitó este lunes La Receta Médica de la Z, reveló que está en un segundo evento de cáncer, el cual aseguró está ya en el camino de ser derrotado.

“Hice lo que me dijeron. Esperé el tiempo que debía esperar, y así como manejé mi primer evento manejé el segundo… que está en el carril de ser derrotado”, afirmó entusiasta Páez, quien aprovechó la ocasión para agradecer el apoyo a su familia, a sus amigos y a todo el personal de la Z, en especial a don Bienvenido Rodríguez, doña Isabel Rodríguez y Bienchy Rodríguez.

El comentarista de El Gobierno de la Tarde y coordinador de La Z con el Pueblo, expresó que Ricardo Nieves y Héctor Guerrero Heredia son dos hermanos que la vida le regaló y a quienes ofendió una sola vez por no haberles dicho de su primer evento de cáncer, del cual solo supo parte de su familia en diciembre del 2017, descubriéndose el segundo evento al año siguiente.

“Yo tengo una característica, yo no hago sufrir a la gente que yo quiero… y si los hago sufrir, es por tratar de evitar que sufran”, señaló Páez, quien reveló que en ese primer evento, como los bordes salieron limpios, se dijo a sí mismo: “Déjame seguir con la Z con el Pueblo… hay mucha gente que necesita más que yo”.

 Lee también: La inmunoterapia se instala como real opción para superar un cáncer a la piel
La travesía para conseguir tratamiento en EE. UU.

Páez, quien coordina y conduce la Z con el Pueblo, es testigo de la travesía que viven los excluidos a la hora de buscar ayuda y el sitio idóneo para tratar una enfermedad catastrófica, pero jamás imaginó que a él le pasaría algo parecido.

Su travesía para encontrar el tratamiento adecuado para no extirpar el tumor cerebral por la peligrosidad que implicaba, lo llevó a acudir al centro The Anderson, un hospital en Texas especializado en cáncer.

“La frustración que yo sufrí en The Anderson cuando me dijeron: ´no hay una opción para usted porque la única es inmunoterapia y cada sesión de esa -me dijeron- cuesta 20 mil dólares y hay que darte una cada tres semanas por dos años´ ¡Y mentira! No eran 20 mil dólares…  eran 35 mil dólares”, compartió Páez y agregó que el médico asistente de la jefa de Oncología del Anderson le dijo claramente: “Tú no tienes seguro, tú no tienes opción”.

No se dio ni se da por vencido

Señaló que cuando le dijeron eso, que no había opción para él, retornó a su país y uno de sus hijos, quien conoce el tema de la inmunoterapia y de hospitales que habían desarrollado la frontera entre México y EE. UU. esa construcción de ciencias médicas, le recomendó internarse para detener el crecimiento del tumor.

“Bueno, como el Anderson me rechaza, porque la opción era demasiado cara. En el primer hospital que contacto se iban de vacaciones colectivas… cogí para el otro, me dicen que está demasiado lleno (el Hospital Internacional Inmunológico del Pacífico)”, compartió Páez sobre el proceso vivido para recuperar su salud.

“He estado negociando con la muerte”

Al hablar de sus dos eventos de cáncer, dijo que rebasó el primero y ahora en el segundo, ha estado negociando con la muerte para ver si se ponían de acuerdo.

“Porque ella (la muerte) quería que me fuera ahora y yo le decía que me diera algunos años más… entonces ella se sembró ahí y yo me sembré donde estaba, porque yo tengo un ejército y ella está sola. Tengo a mis a mis hermanos, a mis hijos, a mis sobrinos… a muchísima gente preocupada por mí. ¡Yo no sabía que la gente me quería tanto! Me siento bendecido por eso”, dijo un emotivo Páez.

Estando interno en un hospital de México, una de sus sobrina, la hija del hermano mayor que murió en un accidente, comenzó a buscar qué institución podía financiarle parte o todo el tratamiento como consecuencia de programas sociales que tienen algunos fabricantes de medicamentos.

“Y encontraron una: la que está tratando de introducir al mercado para negociar la Keytruda, un medicamento que descubrieron un japonés y un norteamericano y con el que se trató el expresidente Jimmy Carter… ¡Oh! Y me aceptan cubrirme una parte y en el mismo Anderson, donde me rechazaron al principio… hasta feliz se puso la jefa de Oncología cuando me vio de nuevo”, comentó sonriente Páez.

Recomendó a la gente a cuidarse del pánico cuando lo asalte una enfermedad catastrófica, dejando como mensaje que “la vida es más que obtener; es ceder, es dar”.

“Yo he consolidado eso con este evento y la gente no debe caer en pánico… y si yo hubiese caído en pánico me hubiesen extirpado el tumor y entonces se iba a regar por todos los lados”, señaló Páez, quien agregó que la vida tiene sentido si al final tienes la satisfacción de haber obrado correctamente con los demás.

Seguirá haciendo lo que hace

Dijo que quiere seguir haciendo sus poquitos esfuerzos y sus modestos aportes a la construcción de una sociedad más justa y más humana y así, devolver todo lo que tiene porque no le pertenece.

“Todo lo que tengo pertenece a la familia o a la sociedad, y la forma más expedita es usar un medio de comunicación masiva para hacerlo”, dijo Páez, quien señaló sentirse orgulloso de la familia y los amigos que tiene.

Te podría interesar

Deja tu comentario